Puig define la Agencia Valenciana de la Innovación como un proyecto fruto del consenso “para varias legislaturas”

Puig define la Agencia Valenciana de la Innovación como un proyecto fruto del consenso "para varias legislaturas"Puig define la Agencia Valenciana de la Innovación como un proyecto fruto del consenso "para varias legislaturas"

– El president ha incidido en que tiene un componente “democratizador” y ha destacado que serán las propias empresas las que decidan su forma de colaboración

– Puig ha instado a movilizar el “gran ecosistema de la innovación” para “hacerlo trabajar en la dirección de la transformación del modelo económico”

El president ha incidido en que tiene un componente “democratizador” y ha destacado que serán las propias empresas las que decidan su forma de colaboración

– Puig ha instado a movilizar el “gran ecosistema de la innovación” para “hacerlo trabajar en la dirección de la transformación del modelo económico”

Alicante. El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha asegurado que la Agencia Valenciana de la Innovación (AVI) es un proyecto “concebido desde la cogestión entre empresarios, sindicatos, agentes innovadores y actores del mundo de la innovación” y “solidificado en un acuerdo parlamentario que han suscrito cuatro grupos parlamentarios”, con una “querencia de estabilidad en el futuro”. “Se trata de que sea un instrumento para varias legislaturas” porque el objetivo de cambiar el modelo económico “no se puede ligar a una legislatura”.

El jefe del Consell ha participado en Alicante en la toma de posesión del nuevo vicepresidente ejecutivo de la Agencia Valenciana de la Innovación, Andrés García Reche, de quien ha recordado que “ya participó en la primera generación de políticas industriales que se hicieron en los 90”.

En este sentido, ha recordado la creación en aquella década de la red de institutos tecnológicos, con los que la nueva AVI va a colaborar. Así, Puig ha incidido en la necesidad de “sumar sinergias” entre instituciones como los propios institutos tecnológicos, el Ivace, el IVF, las universidades, o iniciativas privadas del mundo de la innovación. “Tenemos distintos instrumentos que hay que coordinar”, ha manifestado, al tiempo que ha instado a poner en movimiento “este gran ecosistema de la innovación” para “hacerlo trabajar en la dirección de la transformación del modelo económico”.

En el acto, el president ha explicado que la AVI tiene “una vocación clara de irradiar innovación a todos los sectores de la economía, hasta la última empresa de la Comunitat”. Con un planteamiento que ha calificado de “democratizador”, ha destacado que serán las propias empresas las que decidan su forma de colaboración. “No se trata de hacer dirigismo, sino de cogestionar y coparticipar”, ha incidido Puig.

El jefe del Ejecutivo valenciano ha destacado la necesidad de tener nuevos instrumentos para “pasar de la economía especulativa a la economía productiva y del conocimiento” y ha situado a la AVI dentro de una “nueva generación de agencias públicas”, ligadas a la nueva economía, más descentralizadas y con diversos actores vinculados al proyecto.

El presupuesto del ejercicio 2017 para la agencia será de 28 millones de euros, como se aprobó en el pleno del Consell del 28 de julio y se prevé un incremento presupuestario paulatino de modo que en 2020 se puedan alcanzar los 150 millones. Respecto a la sede de la AVI, se instalará en el edificio del Prop en la ciudad de Alicante, a la que Puig ha calificado como una “tierra de profundas raíces innovadoras, que merecía que tuviera esta capitalidad en la innovación valenciana”.

Por su parte, Andrés García Reche, ha destacado que con la puesta en marcha de la Agencia Valenciana de la Innovación la Comunitat Valenciana será “la primera en España que va a poner en marcha una institución que se va a ocupar del sistema de innovación en su conjunto”. El vicepresidente ejecutivo ha manifestado que el objetivo de la AVI es “generar y añadir innovación y conocimiento al tejido productivo” ya que, tal y como ha explicado “la producción científica española está bien situada”, pero los indicadores muestran que esta “no llega al sistema productivo”.