Mobile World Congress 2017 BlackBerry intenta renacer de sus cenizas con KEYone

Mobile World Congress 2017 BlackBerry intenta renacer de sus cenizas con KEYoneMobile World Congress 2017 BlackBerry intenta renacer de sus cenizas con KEYone

Ha sido uno de los temas que más ha dado que hablar desde antes de que comenzara el Mobile World Congress 2017. Se esperaban dos grandes regresos: el de Nokia y el de BlackBerry. Ambas compañías han seguido caminos paralelos. Reinaron de manera indiscutible en sus respectivos segmentos de mercado. Nokia, en un ámbito general, y, BlackBerry, en otro más centrado en entornos de trabajo, vinculado a las comunicaciones y al intercambio constante de correos electrónicos. Ambas perecieron debido a su incapacidad de adaptación. Después, intentaron resurgir sin éxito, y ahora vuelven a la carga.

En el caso de BlackBerry, ha sido la empresa china TCL quien se ha echado a los hombros la tarea de resucitarla, algo que seguramente no vaya a resultar fácil. Su primer modelo, el que ha presentado en Barcelona, es el KEYone, un terminal que recupera ese teclado físico tan característico de la que una vez fuese marca de referencia. Ahora, llega acompañado por una pantalla táctil de 4,5 pulgadas y sistema operativo Android 7.1 Nougat.

 

Mobile World Congress 2017 BlackBerry intenta renacer de sus cenizas con KEYone

Mobile World Congress 2017 BlackBerry intenta renacer de sus cenizas con KEYone

“Tratamos de poner el teclado táctil pero no cuajó, así que ahora hemos optado por retomar el teclado original como una manera de diferenciarnos”, explica Marc Sauqué, representante de la compañía. El nuevo teclado del KEYone va un paso más allá y se integra en las funciones táctiles de la pantalla. Además de la habitual presión de los botones, responde al tacto y funciona como un touchpad.

De esta manera, BlackBerry apela a un elemento diferenciador muy claro, aunque esto suponga nadar a contracorriente, con el riesgo que conlleva. El mercado se halla inmerso en una clara tendencia de ampliación de la pantalla hasta el límite de sus posibilidades físicas, sacrificando para lograrlo incluso los botones más básicos (el Xiaomi Mi MIX, el LG G6 o el inminente Samsung Galaxy S8 son claras pruebas de hacia dónde apuntan los buques insignia de los grandes fabricantes).

“Los teclados virtuales ocupan la mitad de la pantalla, y esto es lo que no queríamos”, justifica Sauqué, quien explica que el teclado del KEYone es muy personalizable, con multitud de atajos o shortcuts, en la línea de los primeros modelos que encumbraron a la marca. “Se pueden customizar los 52 botones que tiene el teclado”, asegura.

Blindaje de Android

Además del teclado, el otro gran aspecto distintivo en el que se ha querido incidir ha sido en la seguridad, retomando también la linea original. El BlackBerry KEYone ha blindado Android con una tecnología que ha llamado “hardware root of trust”, que agrega teclas de seguridad al procesador, según señala la propia marca. Actúa como un antivirus que monitoriza las aplicaciones y avisa si alguien o algo intenta acceder al teléfono.

“Una de las razones principales por la que los consumidores usaban BlackBerry era por la seguridad, ya que en cuanto a comunicaciones era muy seguro. Llamabas y sabías que nadie te iba a hackear“, prosigue Marc Sauqué. “En este sentido, hemos mejorado todo el software y el hardware, y hemos creado una aplicación exclusiva de seguridad. Podemos decir que es el Android más seguro que existe en la actualidad”.

Características técnicas discretas

Pero si no nos detenemos en la seguridad, el nuevo terminal ofrece unas prestaciones discretas, características más de la gama media que de la alta, lo que no está en consonancia con el precio estimado de salida al mercado: 599 euros. Su procesador es el Snapdragon 625. El rendimiento es bueno, pero está lejos de los Snapdragon 821 o 835 con los que llegan los últimos grandes terminales. También tiene 3 GB de memoria RAM y 32 GB de almacenamiento (ampliables mediante tarjeta Micro SD hasta los 2 TB).

La óptica, aunque cuidada, no es otro de sus puntos fuertes. La cámara principal, desarrollada por Sony, es de 12 MP, con capacidad para grabar vídeo en 4K e incluye estabilizador de imagen. La cámara delantera tiene 8 MP y abarca hasta los 84 grados, ampliando su campo para ‘selfies’ multitudinarios.

Como aspectos más positivos, su batería es generosa: 3.505 mAh, y además cuenta con el sistema de carga rápida Quick Charge 3.0, capaz de recuperar un 50% de la batería en 30 minutos. Asimismo, dispone de un puerto USB Tipo C.