El adiós de Lladró se decide el 5 de enero

Alexander Wit: “Seguiremos impulsando el prestigio internacional de Lladró”Factoria Lladró en Tabernes Blanques.

La familia Lladró, propietaria de la firma de porcelana decorativa que lleva su nombre, ha convocado una junta general extraordinaria de accionistas de la sociedad Sodigei, matriz de la empresa, para estudiar una venta de la totalidad de las acciones de la mercantil.

Fuentes conocedoras del proceso señalan que con esta reunión, convocada para el 5 de enero, se cumplirían los temores del menor de los hermanos fundadores, Vicente Lladró, que advirtió a este diario en octubre cómo era cuestión de poco tiempo que la empresa dejara de ser “ni de la familia ni de los valencianos”.

Con este proceso se culmina la búsqueda de un inversor externo a la familia a cargo de la consultora PwC, como se anunció recientemente, aunque no se trasladó en su momento la voluntad de que la venta fuera del 100% de las acciones ni que se planteada un traslado de la sede social, como se punta en el orden del día de la convocatoria. La transaccíon afectaría a la firma cerámica y no al resto de patrimonio de la familia, como su patrimonio inmobiliario y las explotaciones agrarias.

Tras el paso por la Presidencia de María Luz Lladró, en marzo de este año volvió al cargo Rosa Lladró, que ocupaba las ultimas décadas. Según la compañía, una vez aprobados los expedientes de regulación de empleo, que significaron la salida de 270 trabajadores de Porcelanas Lladró, Arte y Porcelanas y Daisa, se remodelaba entonces la cúpula “para acometer la nueva etapa de futuro que emprende la firma”.

Además de María Luz Lladró, también salieron del consejo de administración su marido, Ignacio Jara, y su primo David Lladró, hijo de Vicente Lladró, el único de los tres hermanos fundadores que ya no tiene uno de sus herederos en el consejo de la firma que dio origen a la fortuna familiar.

A diferencia de lo que ocurría en el anterior periodo, Rosa Lladró asumió personalmente la gestión del negocio de la porcelana, aunque con Juan Vicente Sanchis como director general, un histórico en la empresa en las áreas fiscal, financiera y de servicios que se incorporó al puesto de mando en la última remodelación.

En cuanto a la gestión, el cambio de nombres fue acompañado de una serie de medidas operativas para cumplir con el objetivo primordial de aumentar las ventas. Para lograrlo, la empresa planteó seguir potenciando las diferentes categorías de producto, así como la puesta en marcha de otras nuevas. Además, se anunció la reactivación de Lladró Atelier, el laboratorio de ideas de la marca, que ha presentado propuestas en iluminación y joyería, tras el fichaje de diseñadores y artistas de prestigio internacional como el español Jaime Hayon o el alemán Bodo Sperlein.

Ya en el ámbito comercial, se confía en mejorar la cercanía a los clientes y nuevos consumidores, potenciando el comercio electrónico y el posicionamiento de la marca en redes sociales, entre otros.

Sodigei ha remitido hoy un comunicado a los trabajadores de Lladró, unos 700 empleados, en el que intenta tranquilizar sobre la posible venta como un proceso cuyo objetivo es garantizar la viabilidad de la compañía, ya que en caso contrario la alternativa de cierre sería más traumática, han informado a EFE fuentes de la empresa.