Una ‘movida’ asamblea de la Curva Nord reafirma la necesidad de elecciones

La mañana arrancó ajetreada desde el primer momento debido a la presencia de guardias de seguridad apostados en la puerta de la sede, que revisaron las credenciales y documentación de todos y cada uno de los individuos que pretendían acceder al local. El acceso a los medios de comunicación presentes para informar del acto –VLC NEWS y el diario Las Provincias– fue denegado por los organizadores de la asamblea.

Con el recinto a rebosar por la masiva presencia de socios, la asamblea arrancó con los argumentos de la actual junta directiva, que denegó a la plataforma ‘CN10 Club’ la validez de las delegaciones de votos que habían acumulado en los últimos días. La tensión creció con el paso de los minutos, pese a la presencia de un notario y de una cámara que grabó todo lo acontecido, hasta convertirse en un enfrentamiento subido de tono entre varios de los asistentes.

La escaramuza se trasladó desde el interior de la sede de la Curva Nord hasta la calle trasera del recinto, donde decenas de socios asistieron al espectáculo lamentable de una minoría enzarzada en una discusión subida de tono entre ambos bandos. La sangre no llegó al río y se pudieron templar los ánimos, pero las posturas estaban ya más que definidas y sin posiblidad de entendimiento.

Miembros del colectivo ‘CN10 Club’, encabezados por Fernando León y Paco Rausell, denunciaron las condiciones en las que se desarrolló la asamblea y contemplan la posibilidad de impugnar la celebración de la misma. Insisten en la irregularidad de la votación a mano alzada respecto a los estatutos, acaecida mientras un nutrido grupo de seguidores evacuaba la sede debido al aumento de las tensiones entre algunos de los presentes. Mantienen la necesidad de la celebración de unas elecciones democráticas entre los socios lo antes posible.

Por su parte, el colectivo ‘CN10 Unió i Passió’, cuyos máximos exponentes son Manuel Encinas y Ramón Castro, aseguran que el de ayer fue un paso necesario en la celebración de unas elecciones, al aprobarse la modificación de los estatuos de la Curva Nord Mario Alberto Kempes. Sostienen que su grupo de trabajo apuesta por una linea continuista y quiere mantenerse en todo momento dentro de los cauces legales. Para ello, contó con el asesoramiento del abogado José Vicente Navarro, presente durante toda la mañana en la asamblea.

Ya por la tarde, la actual división dentro de la grada quedó patente en lo referente a la animación ante la Real Sociedad. Aficionados que animaron cada uno por su cuenta, ausencia de megáfonos coordinación inexistente fueron algunos de los argumentos negativos que los propios socios hicieron patentes a través de las redes sociales. El punto de mayor fricción llegó cuando un grupo de una decena de seguidores instó al resto de la Curva a permanecer sin animar diez minutos en señal de protesta por la prohibición de acceso al estadio de Castro. Una sugerencia que se obedeció durante un par de minutos antes de que la mayoría de seguidores regresase al ritmo habitual de la animación.