Semana de Patronato para eliminar dudas por el futuro del Valencia

aurelioooo

Arranca este lunes la enésima semana clave en el eterno proceso de venta del Valencia CF. Varios hitos deberán cumplirse en las próximas horas para que la hora de ruta trazada por los patronos el pasado viernes se cumpla al milímetro. El primero y más inmediato es que la consultora Pricewaterhouse Coopers remate el informe en el que lleva trabajando una semana en el que coteja los datos de las dos propuestas de Peter Lim: la votada el pasado 17 de mayo por el Patronato; y el acuerdo alcanzado entre Meriton y Bankia. Sólo con ese documento en poder de la Fundación se podrá entonces convocar un Patronato extraordinario a celebrarse el próximo jueves 19 de junio.

PwC ha tenido trabajo este fin de semana. Su minuta de más de 600.000 euros, lógicamente, incluye contingencias de este tipo. La comisión ejecutiva de la Fundación VCF abanadonaba las oficinas el pasado viernes tras la reunión con gesto serio y con un deseo: “Que aprovechen un largo fin de semana para trabajar mucho y bien”, en referencia a la consultora. Sobre la mesa de trabajo, la comparativa entre la propuesta que la empresa Meriton remitió a principios de abril y la que finalmente ha pactado con Bankia en aquellos puntos que afectan a los créditos con el banco.

PwC tiene en su poder el convenio entre Bankia y Meriton desde el martes 10 de junio, como avanzó este periódico. Y desde entonces, su ardua labor ha consistido en cotejar datos, cifras y compromisos firmados en el convenio entre las dos partes, incluyendo todas sus averiguaciones en un informe simplificado que debería estar terminado este lunes y ser remitido a la Fundación VCF.

Fuentes de la Fundación confirmaban a este periódico que a lo largo del lunes debería recibirse en sus oficinas el informe definitivo. Ya con él en su poder, todos los condicionantes se habrá cumplido para poder convocar la reunión definitiva del Patronato de la Fundación VCF, que como avanzó Valencia News tiene como fecha provisional el próximo 19 de junio y la sede de la Fundación como lugar del cónclave. En caso de retraso, la cita se trasladaría al día siguiente, el viernes 20. Un retraso de mayor magnitud no se contempla, porque las urgencias por dejar atado el proceso de venta y dar luz verde al trabajo en la parcela económica y deportiva al nuevo propietario son muchas. El fútbol no espera a nadie, y la planificación de la próxima temporada se resiente a medida que pasan los días sin rematar la venta.

DUDAS QUE NO CESAN

La reunión del Patronato en la que debe refrendarse o no la propuesta de Peter Lim para la compra del Valencia, tras el acuerdo alcanzado entre el magnate y Bankia, es uno de los escollos más importantes que quedan por sortear antes de dar por finalizado el traspaso de poderes. Lo que en otras circunstancias sería un trámite de poca monta va camino de alcanzar una importancia igual o mayor que la cacareada votación del 17 de mayo, celebrada en un clima de exaltación absoluto en el hotel Valencia Palace.

De la contundencia mostrada por los patronos aquella jornada –los veintidós votaron la oferta de Lim como la mejor, basándose en un informe presentado por Pricewaterhouse Coopers e ignorando el de KPMG- a las dudas e interrogantes en la actualidad. Algunos patronos no las tienen todas consigo, porque consideran que ha habido una modificación sustancial de lo votado hace un mes con el nuevo acuerdo entre Bankia y Lim.

Las noticias que han venido sucediéndose en la última semana han incentivado dicha percepción. En la propuesta del magnate había incluida una referencia a la conservación de la actual cúpula directiva del club para asegurar un conocimiento extenso de las particularidades de la entidad en el desembarco del nuevo propietario. Una cláusula que cada patrono interpretó de manera diferente: algunos pensaban que sólo hacía referencia a la figura del presidente Amadeo Salvo y de su consejo de administración, mientras que otros asumieron que la condición incluía también a toda la estructura deportiva, en la que la confianza del presidente es total.

El hecho de que se hable de reemplazo para Pizzi -Nuno Espírito Santo es el favorito- y de pérdida de poder de Rufete -en beneficio del agente Jorge Mendes– antes incluso de que se haya firmado la venta ha sorprendido e inquietado a un sector del Patronato. Saben que son decisiones que no sentarán bien entre la hinchada y temen, a la larga, que cualquier revés que pueda producirse en el plano institucional en el futuro desemboque en responsabilidades hacia ellos. Por eso se aferrarán al informe que PwC remita en las próximas horas para ratificar su voto: el ‘marrón’, de haberlo en el futuro, será compartido con la consultora.

LA OFERTA RUSA PIDE OBJETIVIDAD

En paralelo a los movimientos de Fundación, club y la empresa Meriton que acabarán desembocando en la venta del club, los miembros del proyecto Zolotaya Zvezda se resisten a dar su brazo a torcer. Creen que su oferta es la mejor de las presentadas a votación el pasado 17 de mayo, y desde entonces han agotado las vías para demostrar su solvencia.

En un escrito remitido a Pricewaterhouse Coopers el pasado 12 de junio y hecho público en las últimas horas por la empresa rusa, Zolotaya insta a la consultora a tener “objetividad” en la valoración de las ofertas recibidas para la compra del club, y se remite a los cambios que la oferta de Peter Lim ha sufrido durante las negociaciones con Bankia como argumento de peso. Recuerda que ofreció 107 millones de euros a la Fundación a cambio de la mayoría accionarial, la devolución de los 4,8 millones a la Generalitat y otros conceptos -como una donación anual al organismo- y que esta oferta no se aceptó aludiendo haber llegado “fuera de plazo”.

Zolotaya va a llegar hasta el final al considerar que el proceso no ha sido limpio. Incluso, en el escrito remitido a la consultora, desliza la posibilidad de acudir a los tribunales en el momento en que perciba alguna irregularidad que pueda ser causa de nulidad en el proceso de venta del Valencia.

Foto: VLC NEWS