Videoentrevista a Wilfried Zahibo: “Vamos a intentar ganar por Carlos Delgado”

El valencianismo descubrió Guadalupe hace más de una década, gracias a las carreras por la banda derecha de un tal Jocelyn Angloma. Ahora, otro jugador que posee esa nacionalidad trata de labrarse un futuro vestido de blanquinegro desde el Valencia Mestalla. Es Wilfried Aimeric Zahibo (Marsella, 1993), espigado mediocentro formado en el fútbol francés y compañero de generación de internacionales galos como Pogba y Kondogbia. Rufete y el resto de la dirección deportiva ‘ché’ vieron en su figura el potencial para convertirse en el ‘ancla’ de futuro del primer equipo, pero antes tendrá que ganarse un contrato trabajando cada fin de semana en los campos de Segunda B. Nico Estévez ya ha caído rendido a los ‘encantos’ de Zahibo, ¿será Pizzi el próximo?

Lo primero de todo, ¿cómo están siendo estos primeros meses tras su sorpresivo fichaje el pasado mes de enero?

La verdad es que estoy teniendo una buena integración, me adapto muy rápidamente gracias también al español que me lo ha facilitado todo. Los primeros días no eran consciente de donde estaba, venía con mucha ilusión y sé que tengo mucha suerte de estar aquí.

Usted sigue siendo un desconocido para el gran público valencianista, así que cuéntenos cómo empezó el romance de Zahibo con esto del fútbol.

Yo empecé a jugar al fútbol en Guadalupe, a donde fuimos por motivos del trabajo de mi padre. A mi madre no le gustaba el fútbol pero mi padre quiso que hiciera un deporte y empecé con 8 años, un poquito más tarde que todo el mundo.

Sabe que aquí en el Valencia un compatriota suyo como era Jocelyn Angloma dejó un grandísimo recuerdo en el aficionado. ¿Cuál es su relevancia en Guadalupe?

En Guadalupe Angloma es un ídolo. Se le tiene como un ejemplo para todos los jóvenes y para todos los jugadores de fútbol.

Al igual que él, usted también aterriza en España tras una etapa en la Liga francesa.

Mis inicios futbolísticos fueron en Guadalupe y de ahí me fui a Francia con 14 años, quería hacer fútbol profesional y llegué al Ajaccio. Fueron tres años y el último estuve en el primer equipo pero no jugaba mucho, yo quería jugar más y crecer como futbolista. Llegó la oportunidad de venir a España y firmé por la Ponferradina, pero estuve cedido seis meses en el Fuenlabrada hasta que llega la oportunidad de venir al Valencia. Es un sueño jugar en uno de los mejores clubs del mundo.

Zahibo está siendo uno de los futbolistas clave para Nico Estévez en el Valencia Mestalla / Foto: Lázaro de la Peña / VCF

Zahibo está siendo uno de los futbolistas clave para Nico Estévez en el Valencia Mestalla / Foto: Lázaro de la Peña / VCF

Un sueño que además está siendo muy positivo, disponiendo de la total confianza del entrenador casi desde el día de su llegada.

Eso es algo muy bueno porque al jugar nada más producirse el fichaje no ha habido tiempo de dudar. Estoy bien y con confianza, y es mucho más fácil así. Nico Estévez tiene confianza en mí, me pone  a jugar los 90 minutos de momento y es mi responsabilidad demostrar la calidad que tengo y porqué han confiado en mí.

Desde fuera se aprecia, además de su imponente figura de 1,90, que domina tanto la faceta defensiva como la que tiene que ver con distribuir el juego. ¿Cómo se definiría usted exactamente?

Eso es algo complicado, pero si tengo que hablar de mí diría que soy un jugador fuerte que roba mucho el balón y también sabe jugar. Se podría decir que soy un poquito completo.

Dejando a un lado su integración en el Valencia Mestalla, lo cierto es que el nombre propio de la última semana en la cantera es el de Carlos Delgado, lesionado de gravedad en el último choque disputado. ¿El vestuario está muy tocado por esta situación?

Claro, Carlos Delgado es un líder del vestuario y además todos los domingos es un jugador importante. Todo el mundo está muy triste por su lesión, pero vamos a jugar por él y vamos a intentar ganar para salir de una situación complicada.

¿Usted tiene mucha relación con él?

Cuando llegué a Valencia, el primer jugador que habló conmigo fue Carlos. Él ha hecho mucho por mi integración, también para saber donde podía vivir y eso es importante cuando eres nuevo al llegar a un sitio.

Ahora la gente se pregunta si este golpe moral no será el definitivo para terminar de hundir a un Valencia Mestalla que cada fin de semana tiene más cerca la amenaza del descenso.

Nosotros sabemos que cada domingo es una final, faltan jugadores pero creo que los que van a salir tienen calidad y es momento de jugar con todo el mundo y como un equipo. Que no haya diferencia entre los que juegan más o menos. Trabajamos día a día porque nos faltan puntos para estar tranquilos. Trabajar con presión es difícil, pero entendemos que un equipo como el Mestalla no puede estar en esta posición tan complicada.

Zahibo, durante un entrenamiento con sus compañeros del filial valencianista / Foto: Lázaro de la Peña / VCF

Zahibo, durante un entrenamiento con el primer equipo del Valencia CF / Foto: Lázaro de la Peña / VCF

¿Habla mucho de todo esto con su familia?

Ellos de momento no han podido venir pero lo harán en breve. Mi familia me dice que aproveche todos los momentos que paso aquí, que disfrute al vivir mi sueño. Yo ya sé que el Valencia es un grande. Cuando tenía diez años quería jugar en el Valencia por Angloma, pero nunca pensé que podía estar aquí. Es un sueño y es momento de aprovechar cada instante.

Aprovechando cada instante y trabajando muy duro podría hacer como su compañero Portu, que recientemente debutó como titular en Liga con el primer equipo del Valencia. ¿Siente que hay muchas esperanzas depositadas en usted para el futuro inmediato?

Portu es un ejemplo, ha debutado con el primer equipo y es un ejemplo a seguir. Yo tengo que seguir trabajando día a día y dando el máximo en cada entrenamiento para ver qué pasa luego. No puedo pensar más allá porque podría alejarme de la realidad.

Por último, estamos en tiempo de Fallas en la ciudad. ¿Qué le está pareciendo hasta el momento, ya se ha llevado algún que otro susto con los petardos?

Ya he sentido lo que son las Fallas con los petardos. Me asusté el primer día que oí el ruido de los petardos, pero sobre todo por la noche ya que no estaba acostumbrado.

Foto: Lázaro de la Peña / VCF