La Banda Primitiva de Llíria pone banda sonora al arroz valenciano

La paella elaborada con la música en LlíriaLa paella elaborada con la música en Llíria

La Banda Primitiva de Llíria pone banda sonora al arroz valenciano. Unir fuego, paella y música, tres elementos más que representativos de la cultura valenciana, era el objetivo de la iniciativa #PaellaAMusica y que tuvo como escenario el municipio del Camp del Túria Llíria.

Con estos ingredientes, un total de 100 músicos de la Banda Primitiva de Lliria interpretaron en directo ayer una melodía, compuesta por Joan Cerveró, especialmente para cocinar la primera paella hecha con música de la historia, junto al cocinero Rafa Margós. Un reto que fue todo un éxito. De hecho, esta es la primera experiencia de estas características que realiza una banda de música en el mundo. Clarinetes, saxofones, trompetas, metales, y mucha percusión, además de efectos sonoros y otros instrumentos no habituales, hicieron sonar también el fuego, el arroz y la paella.

Lo que a priori parecía fácil tenía su complicación, pero los organizadores aseguraron que la prueba “ha sido superada”. No obstante, Cerveró señaló que en la elaboración de la paella “ha primado la ley del fuego. Rafa nos dio las temperaturas e intensidad necesarias y los tiempos de cocción de cada minuto del proceso y esa información ha guiado la elección de la música, que combina piezas tradicionales y vanguardistas”, ha destacado.

En cuanto a la técnica, para poder llevar a cabo este reto se confeccionó un serpentín. Un tubo –basado en el Tubo de Rubens— que se llena de gas inflamable. En uno de los extremos se coloca una membrana y en el opuesto la entrada de gas. Sobre el tubo se realizan una serie de pequeños orificios que permiten la salida del gas. Próximo a la membrana se colocó un altavoz alimentado por un amplificador que fue el responsable de hacerla vibrar para crear una onda de sonido que recorriera el tubo. De esta forma y tal como destacó el productor e ingeniero musical del evento, Vicente Sabater, “hemos podido visualizar de manera muy espectacular y llamativa las ondas sonoras que se propagan en el interior del tubo durante el proceso de cocción”.

Una iniciativa, la del domingo, que forma parte de una serie de acciones implementadas por la firma arrocera de Silla, La Fallera, como respuesta a su compromiso con las tradiciones populares, con las que el Ayuntamiento de Llíria ha mostrado un firme compromiso al igual que la prestigiosa Banda Primitiva de Llíria.